Deka Immobilien finalizó en 2011 las obras del lujoso complejo hotelero Jumeirah. | Lluc Garcia

4

El Ajuntament de Sóller ingresará 1,2 millones de euros por la inspección fiscal de una sola obra, una cantidad que ya supera el total que preveía cobrar durante este ejercicio con estas revisiones.

Se trata del resultado de la inspección efectuada en el complejo hotelero Jumeirah cuyas obras fueron realizadas por el grupo inversor alemán Deka Immobilien y finalizaron en 2011.

El concejal de Urbanismo, Gabriel Darder (PP), aseguró este lunes que esta cantidad se ingresará «en los próximos tres meses» aunque señaló también que «esta liquidación será sin duda la más importante con mucha diferencia debido a que es la obra de mayor volumen realizada en el municipio en los últimos años».

El resultado de la liquidación da a entender que la constructora superó los parámetros fijados en las sucesivas licencias de obras, aunque no se trata en este caso de una inspección por posibles infracciones urbanísticas.