Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se personaron este miércoles en el Ajuntament de Sóller para recabar documentación relacionada con la denuncia presentada en mayo por MÉS por el inicio de las obras de construcción de la Unitat Bàsica de Salut del Port, impulsada por el Consistorio.

Los agentes se llevaron diversos documentos relacionados con esta actuación que, finalmente, no se adjudicó, aunque sí que se completó el proceso de licitación.

Los concejales Catalina Esteva y Jaume Servera denunciaron que las obras «se estaban llevando a cabo antes de que el pleno hubiera aprobado el pliego de cláusulas del concurso público».

También dejaron constancia, mediante acta notarial, de que una excavadora había iniciado las obras «un día antes de la celebración del pleno que tenía que aprobar el pliego de cláusulas».

Un día después de la denuncia, el alcalde Carlos Simarro (PP) negó cualquier tipo de irregularidad y aseguró que las obras correspondían a «trabajos previos, sin vinculación con la licitación, para conocer la naturaleza del terreno» y adjudicados legalmente como obra menor.