Imagen del homenaje celebrado en Alaró. | Antoni Pol

39

Cerca de un centenar de personas, entre vecinos y descendientes de las víctimas, rindieron homenaje a la veintena de asesinados en nombre del fascismo en Alaró durante la Guerra Civil. El acto, que se celebró por noveno año consecutivo, lo organiza el colectivo ciudadano ‘Alaró per a la Recuperació de la Memòria Històrica’.

Este año, el invitado fue el escritor y descendiente de represaliados Llorenç Capellà. En su parlamento, Capellà lamentó el «cinismo» con el que actúan las instituciones democráticas españolas respecto a la memoria de las víctimas –recordó las inversiones en el Valle de los Caídos, la negativa del alcalde socialista de Vigo a retirar la Cruz de los Caídos de esa ciudad, la conservación de Sa Feixina palmesana– y animó a los asistentes a mantener la memoria de los represaliados, no solo la de los hechos, sinó por encima de todo la de sus ideas y pensamiento.

Durante la ofrenda floral, Marta Elka y Toni Pastor interpretaron el Què volen aquesta gent de Maria del Mar Bonet. Marçal Isern, portavoz de la entidad organizadora, entregó al finalizar el acto un ramo de flores a los familiares de Maria Juan, hija de un zapatero socialista asesinado en 1936. Maria Juan, fallecida este año, asistía siempre al homenaje. Asimismo se recordó a Maria Rosselló, también fallecida y descendiente de otro represaliado.