El aparcamiento público de la plaza Mallorca de Inca está cerrado después que Endesa retirara el contador de obras con el que la instalación ha funcionado los once años que lleva abierta al público. | Maria Nadal

4

La empresa concesionaria de la plaza Mallorca informó este martes al Ajuntament d’Inca que se entregará la instalación al Consistorio en breve.

La plaza podría volver a ser municipal en un plazo máximo de 15 días.

Una vez que la plaza esté en manos públicas, «el Ajuntament tomará posesión de la infraestructura y se pondrá hilo a la aguja para arreglar las deficiencias y volver a poner en funcionamiento el aparcamiento de rotación», según explicó el alcalde de Rafel Torres.

La empresa concesionaria ha resuelto devolver la gestión al Ajuntament después que el último pleno desestimara los recursos de reposición contra el acuerdo de pleno de agosto en el que se aprobó rescindir el contrato por falta de cumplimiento.

Desde los grupos de la oposición han reiterado las quejas por los desperfectos de la obra, que ahora deberá arreglar el Ajuntament y que tendrán un coste aproximado de 600.000 euros a cargo del erario público.