Vista panorámica de una de las fases de la urbanización de Monport en el Port d'Andratx.

5

El pleno del Ajuntament d'Andratx aprobó ayer la aprobación provisional de las nuevas Normas Subsidiarias (NNSS) del municipio tras 20 años de espera y, detalle importante, con el acuerdo de PP y PSOE, al que también se sumó la concejal del PI y no secundaron los ediles del PSM. Sin embargo, la oposición de los nacionalistas no es en absoluto frontal, sino que surge de las dudas surgidas a resultas de la apreciación que hace la nueva normativa urbanística de algunos puntos de la 'ley Company'.

Con la aprobación provisional de las NNSS dejará de estar vigente el planeamiento de 1977, que es el que ha regido durante los últimos años, sobre todo en lo tocante al suelo rústico.

Visto bueno

De esta manera, se cierra de forma prácticamente definitiva (falta que el Consell de Mallorca dé su visto bueno) un proceso de redacción de normas subsidiarias que se inició en 1995 y que, desde entonces hasta ahora, ha estado siempre envuelto de dificultades, cuando no de polémica. En el año 2007, tras ser desautorizado el planeamiento presentado meses antes por el alcalde Eugenio Hidalgo, el entonces alcalde Jaume Porsell (PP) consiguió cerrar una aprobación parcial de las normas, pero ésta solo afectaba al suelo urbano, dejando el rústico al albur de un planeamiento de hacía 30 años.

Ahora, con la aprobación provisional de las nuevas NNSS, el actual alcalde, Llorenç Suau (PP), destaca que el municipio contará al fin con un solo documento, una sola normativa, adaptada al Plan Territorial de Mallorca, que regule el urbanismo del término en cualquier tipología de suelo. Un hecho que, a juicio del máximo responsable municipal, hará que los ciudadanos de Andratx ganen en seguridad jurídica dejando claro qué se puede hacer y no se puede hacer. Puestos a destacar algunas de las novedades que contemplan las nuevas NNSS, desde el Ajuntament d'Andratx apuntan a la calificación urbana de la tercer fase de Monport, la protección de Cala Blanca y la reducción de la edificabilidad en Cala Llamp.

Asimismo, Suau señala también que el planeamiento aprobado ayer de forma provisional, aleja la zona urbana de la playa de Camp de Mar y califica como protegido (mediante las figuras ANEI y ARIP) todo el suelo rústico del término.