Previous Next
0

Las centenarias figuras de las Àguiles de Pollença serán sustituidas el domingo 22 de junio por unas réplicas casi exactas fabricadas por el artesano Antoni Socías que ha reproducido fielmente hasta el último detalle de las originales, incluso los desgastes provocados por el paso de los años.

El patio del convento de Monti-sion acogió ayer la presentación formal de las nuevas figuras. Las antiguas Àguiles serán restauradas ahora para introducirlas en una vitrina y convertirlas en uno de los principales puntos de atención de una futura sala etnológica del Museu dedicada a las fiestas y a la cultura popular.

5.000 euros

La reproducción de las Àguiles ha costado 5.000 euros y está financiada por el Ajuntament de Pollença con la colaboración de Caixa Colonya, que también colabora activamente cada año cediendo sus instalaciones de seguridad para realizar todo el cosido de joyas en las capas que visten las jóvenes Àguiles.

La tradición de las Àguiles está cuidadosamente medida en cada uno de sus detalles. Durante treinta y tres años Maria Vives era la cabeza más visible de la organización, la responsable de supervisar todo el proceso del vestido, acompañada, especialmente en los últimos años por Aina Cifre que este año asume esa responsabilidad tras la retirada de Vives. Magdalena Vilanova seguirá siendo la responsable de mantener la esencia de los bailes.

Las hermanas Joana Maria y Maria Antònia Ferragut, de 20 y 23 años, encarnarán este año a las Àguiles mientras que Francisco Morro, de 20 años, será Joan Pelós.

Hoy precisamente comienza el cuidadoso proceso de cosido de las joyas que durará una semana y el ensayo general está previsto para día 20.