Este verano se derribaron las casas anexas, una obra que pagó el Gobierno del Estado. | A. Pol

0

El Ajuntament d’Inca pretende que la rehabilitación del Teatre Principal esté acabada antes de mayo de 2015. La fundación Teatre Principal (el organismo propietario del inmueble, compuesto por el Consistorio, el Govern y el Consell) tiene previsto aprobar hoy el pliego de condiciones que regirá las obras de reforma, y éste fija un plazo máximo de ejecución de quince meses. Como el Ajuntament pretende adjudicarlas a finales de febrero del próximo año como muy tarde, en mayo de 2015 la reforma deberá estar lista.

Sin embargo, también es posible que estén acabadas antes, puesto que se premiará con hasta un máximo de 20 puntos (de un total de 90) a aquellas empresas que acorten el plazo de ejecución. «Priorizamos que se haga en poco tiempo a posibles mejoras en la oferta económica», explicó el alcalde, Rafel Torres, el cual destacó también que «valoraremos especialmente las mejoras de las empresas en medios humanos y materiales».

El presupuesto total de la reforma es de 4,8 millones de euros. El plan del Consistorio prevé que la Unión Europea, mediante los fondos FEDER, cargue con la mitag del coste, y que las otras tres administraciones propietarias sufraguen la otra mitad. El Consistorio, pero, adelantará los 1,6 millones que corresponde pagar al Govern y al Consell, que alegan problemas económicos. Podría decirse que les concederá un préstamo sin intereses.

La reforma del Teatre Principal será, previsiblemente, la única gran obra de esta legislatura en Inca. Hace años que se habla de ella, y ha sido en múltiplas ocasiones motivo de desencuentro entre el equipo de gobierno y la oposición. Tanto el PP como otras partidos prometieron la rehabilitación en la última campaña electoral, y actualmente se comenta mucho la existencia de una encuesta según la cual el 84 por ciento de los inquers quieren el teatro. Ello quizás explique los frecuentes desencuentros entre unos y otros. Si el plan de Torres se cumple, el teatro se inaugurará en mayo de 2015, justo cuando deben celebrarse las próximas elecciones.