Previous Next
0

Satisfacción generalizada. Esta es la sensación que irradiaban los padres y madres de los alumnos del instituto de Sant Marçal tras visitar ayer las instalaciones del nuevo centro de educación secundaria.

Guiados por el teniente de alcalde de Educación del Ajuntament de Marratxí, Xisco Ferrà (PP), el director del instituto, Tomeu Mascaró, y los técnicos de la empresa Ferrovial, adjudicataria de las obras que concluyeron el miércoles, los padres y madres efectuaron un recorrido por el interior y exterior de las instalaciones.

Tras pasar por el patio, los vestuarios, el gimnasio y las aulas, pudieron comprobar que todos los trabajos han finalizado cumpliendo los plazos previstos inicialmente por el Consistorio. Ferrà volvió a explicar que el Ajuntament recepcionará las obras la próxima semana para entregarlas a la Conselleria d'Educació. Este será el último trámite administrativo antes de proceder a la dotación del suministro eléctrico, necesario para las pruebas de luz.

El regidor aseguró también que el próximo 17 de enero se hará el traslado del material de las aulas provisionales de Santa Maria hacia Marratxí, con el objetivo de que los alumnos puedan estrenar el nuevo IES Sant Marçal el 20 de enero. Un extremo que los padres y madres de los alumnos esperan que se cumpla a rajatabla.

Por su parte, el jefe de obra, Rafael García, estima en 83.000 euros las mejoras llevada a cabo por Ferrovial respecto al proyecto inicial, principalmente centradas en la mejora de la calidad de la dotación de servicios del instituto, tales como la instalación de placas fenólicas, refuerzo de las cabinas y cisternas de baño, utilización de material especial de mayor resistencia en barandillas y ventanas, etc.

García también destacó que se trata de un edificio totalmente estructurado en cuatro sectores diferenciados energéticamente para hacer un consumo responsable de la energía en todas las instalaciones.

Los portavoces de la oposición también asistieron a la visita del centro docente.