El Ayuntamiento de la Pobla pondrá en marcha varias bonificaciones fiscales con el objetivo de ayudar a los más desfavorecidos y activar la economía local, informa el consistorio.

El equipo de gobierno municipal presentará en el próximo pleno ordinario nuevas bonificaciones fiscales municipales y las ayudas entrarán en funcionamiento a partir del día 1 de enero de 2014.

«Estas medidas tienen dos vertientes muy claras, por un lado un componente social con el que se pretende ayudar a los ciudadanos y sobre todo los colectivos más desfavorecidos y, por otro lado, activar la economía local fomentando la actividad de varios sectores productivos», declara la teniente de alcalde de Economía, Lidia Pérez.

El consistorio rebajará hasta un 50 por ciento el precio del transporte de los usuarios (habituales y ocasionales) del centro de día para personas mayores.

El equipo de gobierno ha dado prioridad a esta actuación a causa de las peticiones de algunos usuarios que han expresado que con las dificultades económicas les cuesta acceder a este servicio.

«Somos muy sensibles al tema social y seguiremos trabajando en esta línea como ya hemos hecho recientemente con la subida de la partida del presupuesto municipal destinada a ayudas a personas con necesidades especiales de 6.000 a 15.000 euros. Creemos que es el momento ahora de estar al lado de los vecinos con más problemas», declara el alcalde, Biel Serra.

Promoción

Por otra parte, también se presentarán otros tres bonificaciones fiscales dirigidas a mejorar la promoción económica local.

Estas medidas, a pesar de su carácter transversal, llegarán directamente a sectores como la construcción, los comerciantes, los instaladores, los carpinteros y los pintores.

Las ayudas están directamente vinculadas al hecho de que los ciudadanos puedan poner en marcha diferentes trabajos en sus hogares contando con los servicios de profesionales, cumpliendo así con la doble vertiente de ayudar a los vecinos y a las empresas.

Se podrá disfrutar de una bonificación de hasta el 90 por ciento de la cuota del impuesto de las construcciones, instalaciones y obras que favorezcan la accesibilidad para los discapacitados físicos.

También se bonificará con un 50 por ciento la aplicación de sistemas de energía solar destinados al auto-consumo y se sube de un 50 a un 75 por ciento la bonificación del impuesto sobre las obras de rehabilitación de fachadas, siempre que se mantenga la tipología original.

«Todas estas nuevas acciones, en la línea de las ya impulsadas como la mejora de las fachadas de las casas abandonadas y el cierre de los solares vacíos, pretenden ser un grano de arena más para activar la economía del municipio», comenta Serra.

Asimismo, el equipo de gobierno está estudiando la puesta en marcha de nuevas bonificaciones para finales de año y así continuar con las políticas encaminadas a mejorar la situación de los ciudadanos y de las empresas del municipio.