La Concentració de Xeremiers y la Trobada de Gegants centraron los actos festivos. | Assumpta Bassa

2

La tradición y la cultura popular fueron ayer las protagonistas de los diferentes actos de Fires i Festes de Primavera. Miles de personas salieron a la calle a disfrutar de alguno de las diversas actividades que llenaron de color la ciudad durante todo el día.

Cerca de 60 xeremiers llegados desde diferentes puntos de la isla participaron en la ‘II Concentració de Xeremiers’ que recorrió, durante la mañana, las calles más céntricas seguida de numeroso público y acompañados por los Gegants, el gegantó de Mossèn Alcover y ‘la Filla del Carboneret’. La música se oía por todos los rincones de Manacor y el centro se llenó de animación.

Uno de los actos más esperados, año tras año, sobre todo por su espectacularidad, es la Trobada de Gegants que se celebró por la tarde y que ya ha llegado a su XIII edición. A partir de las 18.00 horas gigantes llegados de diferentes puntos participaron en un vistoso pasacalles desde la plaza de Sant Jaume hasta sa Bassa. Estuvieron acompañados por la Colla Castellera Al·lots de Llevant.

Este año, la principal atracción fue un gegant de grandes dimensiones procedente de Maastrich, Holanda. Pequeños y mayores quisieron fotografiarse junto al gran personaje.

En sa Bassa, repleta de gente, los gegants ofrecieron diferentes bailes que arrancaron los aplausos de pequeños y mayores.

La actividad no ha cesado en Manacor durante este fin de semana. Uno de los actos muy concurridos también fue el del viernes por la noche en el Claustre de Sant Vicenç Ferrer, donde tuvo lugar la X Edició del Tast de Vins de Pla i Llevant. Fueron muchos los que se acercaron a degustar los caldos y la gastronomía de la tierra.