18

El anuncio del Partido Popular de la creación de un corredor verde sobre el trazado del tren de Llevant ha generado un profundo malestar entre alcaldes y miembros de la plataforma a favor del tren. La noticia fue acogida con «indignación» y fue calificada de «auténtica vergüenza». Señalaron que será un «corredor de lujo» y que repercutirá en los ciudadanos de Balears que tendrán que asumir su coste.

Además, coincidieron en criticar «el cambio de última hora de los regidores populares en los diferentes municipios afectados en el sentido que «muchos de ellos votaron a favor, en pleno, de las mociones que exigían el retorno del tren de Llevant».

Desde la plataforma a favor del tren de Llevant manifestaron sobre todo un sentimiento de «tristeza» y lamentaron «esta miseria política de no saber que hacer con unas obras iniciadas. Se está jugando sucio y alguien no dice toda la verdad. Es una pena que hasta hoy hubiera un sentir unánime y ahora se haya roto. No entendemos muy bien el porqué algunos ahora renuncian a pedir el retorno del tren cuando dieron su beneplácito».

Compromiso

La plataforma quiso dejar muy claro que «nosotros nunca hemos ido contra ningún partido, lo único que hemos reclamado es el retorno del tren y seguiremos trabajando para ello. Los alcaldes del Llevant ya han firmado un compromiso de poner en marcha el transporte si gobiernan».

El alcalde de Son Servera, Josep Barrientos (PSOE), explicó a este periódico que «es una incongruencia que sistemáticamente se vote a favor de una cosa y luego den marcha atrás. Es una sumisión a sus partido o intereses de Palma y de Madrid. Nos sorprende que hayan claudicado a las directrices que marca el Govern de Bauzá». Añadió que «no creemos que ésta sea la solución. Defienden el transporte público pero no lo parece. Que vengan aquí dos o tres semanas sin coche y verán los problemas de movilidad».

Por su parte, Jaume Alzamora (Artà) recordó que se insistió en que «no se llevase a cabo ninguna actuación que fuera irreversible. Al final será un corredor de lujo que costará mucho dinero y que no tenía ninguna demanda ni necesidad. Las obras del tren las pagaba Madrid y ahora pagaran los ciudadanos de las Islas. Es un error grave».

Por su parte el alcalde de Manacor, Antoni Pastor comentó que «hay que ser prudentes porque no conocemos los extremos, pero si que estamos en contra de condenar el proyecto de tren».