Carlos Delgado, durante un momento de la rueda de prensa que ha ofrecido hoy. | Joan Torres

74

El conseller de Turisme, Carlos Delgado, aseguró ayer que cumplirá el código ético del PP –es decir, que pondrá su cargo a disposición del partido– si es imputado como consecuencia de la querella presentada por el PSOE en su contra por el ‘caso Radio Calvià’. Hasta la fecha, la juez ha notificado a Delgado su condición de «querellado» por la realización de una contratación en la radio municipal de Calvià por procedimiento negociado en la época en que era alcalde del municipio.

El conseller compareció ayer en la sede del PP para responder a las acusaciones de los socialistas y negó haber cometido ninguna de las irregularidades de las que se le acusa. «Han presentado una querella para ver si suena la flauta, y con el código ético del PP imputan a este que les está resultando incómodo», opinó Delgado, quien confió en la actitud «recta» de jueces y fiscales.

Administrativo

El ex alcalde de Calvià negó todas las acusaciones presentadas por los socialistas en la querella y afirmó que tan sólo caben dudas de carácter administrativo en un procedimiento negociado por cuatro meses de contratación. Este contrato fue declarado nulo por el juzgado de lo contencioso administrativo, pero contaba con el aval jurídico del secretario, el interventor y el jefe de contratación del Ajuntament. Delgado reconoció que este procedimiento se tuvo que hacer porque el Ajuntament no actuó «con diligencia», pero negó que de él se deriven consecuencias penales como demuestra el hecho de que el juez de lo contencioso no lo remitió a la jurisdicción penal.

Noticias relacionadas

También negó que existiera un fraccionamiento de contratos, como argumenta la querella de los socialistas. «Las licitaciones han sido por concurso y publicadas», dijo Delgado.

El conseller no quiso comentar las declaraciones realizadas por Miquel Ramis, en el sentido de que la Fiscalía tiene una doble vara de medir. Con respecto al registro del Ajuntament, se mostró convencido de que la actuación de la jueza ha perseguido conseguir la reserva de las actuaciones, si bien señaló que la Guardia Civil ha acudido a su despacho de conseller para pedir expedientes del Govern anterior «pero sin fiscales ni medios de comunicación».

Delgado apeló a la presunción de inocencia y defendió la labor de sus colaboradores, especialmente de su jefa de prensa tanto en Calvià como en la Conselleria.