Imagen de los chalets de la urbanización de Ses Covetes. | Assumpta Bassa

26

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha impuesto una multa de 1.500 euros al alcalde de Campos, Sebastià Sagreras, que se suma a las ya acordadas de 500 y 1.000 euros, con el fin de «excitar el celo» del primer edil en aras de cumplir la sentencia que ordenaba la demolición del complejo residencial levantado en la zona de Ses Covetes.

Mediante un nuevo auto, la Sala de lo Contencioso Administrativo del máximo órgano judicial de las islas insiste en esta vía con el objetivo, apunta en sus fundamentos jurídicos, de que la ejecución de la sentencia «recupere el pulso» y se restituya, por tanto, la situación de los terrenos a como se encontraban antes de 1992, al inicio de las obras de construcción.

Es más, en la resolución, el tribunal no descarta adoptar otras medidas «necesarias para que se cumpla el deber -y propósito- de la Sala, de que las obras se inicien cuanto antes y no se detengan nunca hasta que finalicen».

Noticias relacionadas