La pequeña Nadia, junto a sus padres Fernando y Margalida, pasa las fiestas de Navidad en su casa de Biniali. | Maria Nadal

3

«Estamos pasando las mejores Navidades de los últimos años». Con estas palabras, el padre de la pequeña de siete años que sufre tricotiodistrofia, Fernando Drake Blanco, expresó ayer su alegría por haber conseguido recaudar los 47.000 euros necesarios para poder operar a su hija Nadia Nerea el próximo 31 de enero en Houston (Estados Unidos) y poder alargarle la esperanza de vida entre cinco y diez años.

Pero a pesar de haber conseguido el dinero para realizar la importante operación genética, Fernando dijo que «las aportaciones continúan y estas donaciones nos permiten asegurar que podremos hacer frente a las pruebas a las que Nadia se tendrá que someter después de la operación en París y Navarra».

De esta manera, la solidaridad ciudadana han ayudado a esta familia a poder pasar unas fiestas más tranquilas. «Después de tantos años de lucha no hay alegría, pero el otro día nos levantamos cantando», dijo la madre de Nadia, Margalida Durán. La tranquilidad de saber que disponen de dinero para poder hacer frente a parte de los gastos para investigar sobre la enfermedad de Nadia y que ascienden a 2.880 euros al mes , permiten tomar aire a los padres de Nadia que este año «nos podremos comprar una cama», dijo Fernando.

A pesar de llevar años recorriéndose el mundo en busca de los mejores médicos y luchar para el tratamiento de su hija, tanto Fernando como Marga no pierden la esperanza de «ver crecer a nuestra hija». Una pequeña que no cesa de reír ni cantar y de luchar contra una rara enfermedad de la que sólo hay 24 casos en el mundo.