La sala de plenos presentaba un lleno total. | G. Alonso

1

En cumplimiento de lo pactado, Bartomeu Lladonet (CxI) cedió ayer la vara a Maria Bonet (PP) que anunció una firme apuesta por el «consenso y el respeto desde la serenidad y la tranquilidad».

Lladonet vivió un día muy especial. No sólo por el hecho de abandonar la Alcaldía que ha ostentado este último año y medio -al que hay que añadir otro año más en el anterior mandato-, si no porque también cumplía 60 años rodeado de su familia y amigos. Así, tuvo palabras de agradecimiento para sus compañeros de partido y a sus socios de gobierno en estos dos mandatos en que ha sido alcalde.

El ya exprimer edil, que mantendrá sus delegaciones de Policía, Protección Civil y Cementerio, recibió el apoyo de miembros de CxI como Josep Melià o Francisca Móra.

Por su parte, Bonet avanzó que «continuaremos con el proyecto de pueblo trazado por este pacto siempre por el bien del municipio».

Entre una sala de plenos llena hasta la bandera, estuvieron presentes el Conseller d'Administracions Públiques del Govern, Simón Gornés, y cargos del PP como Jeroni Salom, Miquel Vidal, Biel Matas o el alcalde de Campos, entre otros.