0

No hay quien le gane. El vilafranquer Tomeu Morlà, ganó un año más el ‘Concurs del meló més gros’ con un ejemplar de 20, 480 quilos de la variedad tenral. Pero además se llevó el segundo y el tercer premio con dos melones de 20.280 y 20 quilos respectivamente. El quinto también se lo llevó. El año pasado ya fue el gran triunfador.

Este año se presentaron al concurso 11 melones, en su mayoría locales, a excepción de tres procedentes de Muro.
Paralelamente se desarrolló el ‘Concurs del meló de qualitat’. Se presentaron 24 participantes y los premioS fueron para Maria Ivonne Sastre, Jaume Sansó y Guillem Mascaró, todos de Vilafranca. El jurado valoró el aspecto externo, el color del interior, el aroma y el sabor.

Morlà se ha llevado en ocho ocasiones los premios del concurso. Según explicó a este periódico el secreto para un buen ejemplar es la semilla. «La tierra también es muy importante y la nuestra es muy buena. La variedad tenral es muy antigua y poco a poco se va perdiendo», indicó.

Este ha sido un año bueno para esta fruta. Así lo reconocía Morlà. «Tal vez ha habido menor cantidad pero la verdad es que ha sido un año de melones muy sabrosos».

Los visitantes a la Fira pudieron degustar de manera gratuita las distintas variedades de melón que se pueden encontrar en la localidad.