Todos los partidos políticos con representación en el Ajuntament de Manacor consensuaron ayer una declaración en la que condenan el uso de la violencia, a la vez que expresaron su respeto al derecho a manifestarse.

También el president del Govern, José Ramón Bauzá, en declaraciones realizadas en Madrid, se refirió a los actos vividos el día antes. «La intolerancia de una minoría que se define como demócrata, pero que actúa con violencia e intolerancia, nunca podrá suplantar a la mayoría», afirmó.

El president añadió que el PP siempre ha defendido la libertad de expresión «dentro del marco y los valores de la democracia», pero precisó que lo vivido en Manacor fueron «actos violentos y vandálicos» que llegaron «más allá de la simple defensa de los ideales». Bauzá agradeció la labor desempeñada por el personal de seguridad y el compromiso y la profesionalidad que demostraron.

Noticias relacionadas

Convocatoria

El alcalde Antoni Pastor convocó a todos los portavoces para tratar y analizar, de forma serena, los incidentes ocurridos la noche del pasado martes durante la visita del president José Ramón Bauzá a la sede del PP local.

«Manacor tiene que decidir si quiere ser noticia por hechos desafortunados o por ser un pueblo tolerante que ha sabido curar heridas. No podemos permitir que gente utilice nuestra lengua o la crisis para usar violencia». Así se expresó Pastor durante la rueda de prensa que convocó junto a su mano derecha Catalina Riera. «El Govern y la oposición tienen que ser responsables, todos ellos. El primero tiene que apostar por el diálogo y el segundo ser receptivo», continuó, a la vez que lamentó que se «pisaran los derechos de unas personas que piensan diferente a otras».

Pastor también lamentó que «nadie se pusieran en contacto conmigo como alcalde para hablar de la situación que se vivía en la calle», informando que la Policía Nacional dirigió el operativo en el que participó también la Policía Local. Una seguridad que ayer fue calificada de «excesiva» por parte de PSM-IV-Entesa y Esquerra. Estos últimos criticaron la falta de previsión y pusieron en duda el sistema de seguridad y reprocharon la actitud de los agentes de la Policía Nacional que «no son precisamente expertos en resolución de conflictos si no expertos en el manejo de la porra», avisando que «podría haber acabado como el rosario de la aurora». Estas dos formaciones nacionalistas también criticaron la actitud provocadora de algunos militantes del PP.