El Ajuntament de sa Pobla debe abonar 24.088 euros a uno de los trabajadores municipales que fue despedido durante la legislatura pasada (en el año 2010), con el gobierno municipal de IxSP y PSOE, de manera improcedente, según dicta el juez.

La sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Palma obliga al Ajuntament de sa Pobla ha readmitir al trabajador a su puesto de trabajo y puntualiza que se le deben abonar 20.766 euros en concepto de indemnización, más 1.246 euros estimados de manera provisional por los intereses de demora y otros 2.076 euros para cubrir los costes procesales devengados del procedimiento judicial.

Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de las Balears también ha resuelto que el Consistorio debe abonar 1.942 euros a una trabajadora administrativa que denunció la falta del pago del complemento de antigüedad.

Complemento

Aunque la trabajadora prestaba sus servicios al Ajuntament de sa Pobla desde el año 2003, a partir de junio de 2007 y hasta el mes de marzo de 2009 no se le abonaron los complementos pertinentes en concepto del complemento de antigüedad y que ascendía a los 1.942 euros anteriormente mencionados.

Cabe recordar que durante la pasada legislatura, la política de personal llevada a cabo por el antiguo equipo de gobierno del municipio de sa Pobla creó malestar entre los trabajadores que denunciaron «persecuciones políticas y personales» por parte de los gobernantes. Incluso se llegaron a realizar varias manifestaciones, organizadas por los sindicatos, ante las puertas del Consistorio para denunciar la situación laboral del personal municipal.

Portavoz

Aún así, el pasado mes de diciembre se hizo público por parte del portavoz de IxSP y alcalde durante la legislatura pasada, Joan Comes, que el Ajuntament había ganado el juicio por dos despidos llevados a cabo durante la legislatura anterior.
En esta ocasión, el juez exculpó al Ajuntament a tener que abonar 31.374 euros en concepto de indemnizaciones.