Hasta hace unos días la plaga no se conocía en la Vall. En la imagen, palmeras del Jardín Botánico. | Lluc Garcia

La plaga del picudo rojo, que ya ha arrasado las palmeras de algunos municipios del norte de la isla, también ha llegado estos días a los pueblos de Artà y Soller en donde se han detectado diferentes casos.

En el municipio de Artà, el Ajuntament de la localidad ha informado de dos palmeras afectadas por esta plaga y ha alertado a la población poniendo al alcance de todos los vecinos toda la información necesaria al respecto.

En la página web del Consistorio se pide la colaboración de todos, especialmente de los propietarios de las palmeras y de los profesionales de la jardinería con el objetivo de detectar nuevos casos y mirar de minimizar los daños que se puedan producir en el futuro. El Ajuntament ha sido informado de estos casos a través de la Conselleria d'Agricultura, Medi Ambient i Territori. Los operarios tienen a disposición de los usuarios trípticos informativos sobre las actuaciones que se deben llevar a cabo en las palmeras afectadas por el picudo rojo.

En el Valle, también

Un caso diferente es el de Sóller donde la plaga fue detectada por primera vez el pasado viernes por un podador de palmeras que tuvo que proceder a la tala inmediata de un ejemplar gravemente afectado. Hasta ahora las palmeras del Valle se habían librado de la plaga seguramente por su mayor aislamiento geográfico.

Los jardineros especializados en palmeras vigilaban su posible entrada y la primera infestación se conoció hace unos días y es posible que todavía no esté en conocimiento de las autoridades fitosanitarias. Hasta ahora sólo se ha visto afectado un ejemplar en la zona de Ca n'Aí.

A la espera de que la Agricultura certifique el alcance de la infestación y dicte las medidas pertinentes, los expertos aconsejan la máxima atención y la aplicación de tratamientos preventivos.