Se calcula que se realizan 40.000 pernoctas vacacionales cada año en la base militar. | Elena Ballestero

Así lo explicó ayer la regidora de Hacienda, Malena Estrany (Lliga), que ha ordenado al departamento de Intervención que pase los recibos pendientes de cobro cuyo importe supera los 20.000 euros a la espera de que se revise el sistema de cobro para adaptarlo a la realidad actual, posiblemente mucho más costosa, dado que la tasa fue calculada en su día en base a un uso residencial y no al uso vacacional que reconocen los mandos anualmente cuando informan de las estancias vacacionales de los oficiales de los ejércitos de los distintos países de la OTAN. Según dichos datos, las pernoctas anuales en las instalaciones superan las 40.000 personas.

Recibos pendientes

El Ajuntament de Pollença reclama ahora al Ministerio de Defensa el pago de los recibos de la basura correspondientes a los años 2009, 2010 y 2011, cuyos importes oscilan entre los 6.000 y los 10.000 euros por anualidad y ha pedido además al catastro que establezca una separación de la zona de la base que se destina a la defensa del resto de instalaciones destinadas a otros usos, todo ello con el objetivo de intentar que Defensa pague también a partir de ahora el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de las instalaciones que no tienen un uso estrictamente militar. Responde así el Ajuntament a una solicitud presentada por Esquerra que considera de justicia que Defensa pague el coste de las basuras que generan sus instalaciones militares así como el IBI que también considera aplicable a las viviendas del cuartel de la Guardia Civil.