Lo primero, eliminar la vegetación para poder excavar en condiciones. | Assumpta Bassa

5

A primera hora de la mañana empezaron los trabajos de excavación en el Campament dels Soldats, ubicado en el Parc Natural de Llevant. Un buen grupo de voluntarios -entre arqueólogos, licenciados en historia del arte, miembros de la asociación Amics del Campament dels Soldats- remueven el pasado para conseguir determinar las condiciones de vida de este lugar que fue lugar de reclusión y trabajos forzados para prisioneros del régimen franquista durante los primeros años de la década de 1940.

Se trata de una de las primeras excavaciones que se realizan en el estado español, en tema de memoria histórica, al margen de las fosas comunes.

Restos materiales

Ayer se realizó la delimitación de la excavación y se marcaron las cotas. El objetivo era realizar unas cata en lo que había sido la cocina del campamento y junto a la caseta de los cazadores. A medida que se iba eliminando la vegetación iban saliendo algunos trozos de cerámica y todo ello se guardaba para estudiarlo y depositarlo en el Museo de Mallorca.

El presidente de la Associació Amics del Campament dels Soldats, impulsora de esa iniciativa, Antoni Puig, explicó que «lo interesante son los restos materiales porque permiten saber a los arqueólogos cuales eran las condiciones de vida en el campamento. Para nosotros poder realizar estas excavaciones es muy importante porque aquí no es como en los archivos, aquí la interpretación es directa».

Los voluntarios trabajarán este fin de semana y también el próximo.

Poco a poco se va conociendo más de este lugar. Ahora el catalán Paulí Pallàs, uno de los pocos presos en este lugar que aun siguen vivos y que visitó en verano este lugar, ha decidido que donará al archivo de Artà la documentación original de que dispone. El fue oficinista en el campamento.