Padres, madres y alumnos llenaron la sala de plenos, muchos de los manifestantes tuvieron que quedarse en el exterior. | T. Ayuga

26

Alumnos, madres y padres del colegio público Costa i Llobera y del instituto de secundaria de Sant Marçal llenaron ayer la sala de plenos del Ajuntament de Marratxí en protesta por la situación de las instalaciones educativas del municipio.

Cientos de personas, muchas de ellas desde la calle, quisieron hacer llegar su malestar al equipo de gobierno ante la situación en la que se encuentra la escuela de Costa i Llobera, cuyas obras están inacabadas, obligando a un gran número de alumnos a utilizar aulas prefabricadas y a convivir con problemas de calefacción, falta de espacio y «los días de lluvia se deben equipar con chubasqueros para ir al baño, ya que no hay techo que les cubra».

En cuanto a la construcción del nuevo instituto de Sant Marçal expresaron su preocupación «de que no llegue a contemplarse en los presupuestos del Govern de 2012». Además, apuntaron que Marratxí actualmente cuenta con un instituto «cuando realmente atendiendo a la población del municipio harían falta dos más».

En relación a estas problemáticas el pleno aprobó por unanimidad la moción presentada por el PSM-IV que insta a la Conselleria d'Educació a resolver lo antes posible la actual situación de impas de las obras que afectan al desarrollo pedagógico del centro «Escola Vella» del colegio Público Costa i Llobera. También se aprobó por unanimidad la moción del PSIB-PSOE que insta al Govern a incluir la partida presupuestaria para la construcción del segundo instituto en Marratxí en el presupuesto del ejercicio 2012.

Respuestas

Por su parte el regidor de Educación, Xisco Ferrà (PP), indicó que «todos queremos lo mismo y tenemos que ir juntos». Explicó que «desde el primer día se han mantenido reuniones con el Govern y está prevista una reunión el 18 de noviembre entre el consejo escolar y el conseller Rafel Bosch», fecha con la que no están conformes las AMIPAs «por lo que se intentará adelantarla». Ferrá señaló que las obras del colegio están inacabadas «ya que se terminó el dinero al surgir imprevistos durante los trabajos, la conselleria ya ha hecho el presupuesto para terminar lo que queda. En agosto pedimos soluciones sobre el tema , al no contestarnos solicitamos una reunión urgente, sabemos que hay problemas económicos pero lucharemos por los niños del municipio». En cuanto al instituto explicó que «no se ha presupuestado ya que el Govern todavía no ha elaborado los presupuestos de 2012» y aseguró que «el primer instituto que se haga será el nuestro, y no es por presión sino por necesidad».

El pleno transcurrió sin incidentes, a excepción del momento en que desde el equipo de gobierno se recriminó a los padres que vinieran con los niños en lugar de llevarlos a clase, a lo que respondieron que al ser sus hijos podían llevarlos donde quisieran.