La fiesta del domingo estuvo marcada por los incidentes tras el paso de autoridades bajo el palio. | Guillem Mas

32

El Ajuntament de Felanitx lo tiene claro: «El pasado domingo se traspasó una línea que nunca debería haberse cruzado». Así lo señaló el alcalde de la localidad, Gabriel Tauler (PP), tras la reunión mantenida entre los responsables políticos y los policiales para analizar los hechos ocurridos durante la fiesta de Sant Agustí al pasar las autoridades por debajo del palio de la peña El Coso. «Ahora estamos recopilando fotografías e imágenes de vídeo para estudiarlas y después emprender acciones legales si los servicios jurídicos del ajuntament lo consideran oportuno», manifestó Tauler.
La Policía Local redactará un informe completo de los hechos ocurridos y utilizará todas las imágenes gráficas que les sea posible para llegar hasta el fondo de la cuestión. Otro de los puntos de los que habla con contundencia el alcalde de Felanitx es sobre la fiesta de Sant Agustí del año que viene.
«Actos fascistas»
Tauler comentó que «se ha de cambiar la fiesta, no se puede permitir que unas acciones por parte de unos incontrolados estropeen los actos». Y añadió que, «con ello, no se hace daño ni a en Biel, ni a na Maria, ni a en Biel Company, se hace daño a los representantes de las instituciones, y desde el momento en que no aceptan las reglas democráticas pierden todos los derechos que pudieran tener».
El primer edil de Felanitx calificó los hechos de sant Agustí como «actos antidemocráticos que han de hacer cambiar y mucho la fiesta del año próximo».
Gabriel Tauler tampoco se mordió la lengua a la hora de calificar los actos diciendo que «seguro que de nosotros dicen que somos un gobierno fascista y los únicos actos fascistas son los que hubo domingo». Esto lo comentó el alcalde después de haber celebrado la reunión con las fuerzas de seguridad locales a primera hora de la mañana y a la espera de los informes policiales que tendrán que presentar los miembros de la Policía Local.
Culpables
El alcalde de Felanitx, también ve claro que la culpa no es de la (des)organización de la peña El Coso, por ello manifiesta que no quiere darles la culpa, «puesto que son unos elementos incontrolados que se aprovechan de una fiesta organizada. Con la (des)organización de El Coso, he ido hablando durante los días previos al igual que como ahora durante estos dos días, tal y como habíamos hecho cada año».