Huguet participó durante la acción de repintar de negro el toro de Osborne.

21

«Asumo, para bien o para mal, la total responsabilidad de haber estado pintando el toro de Osborne devolviéndole su color original ya que se trata de un bien de patrimonio cultural». Con estas palabras, el senador del Partido Popular, Joan Huguet, que tomó parte de la acción de repintada del famoso toro de Osborne, quiso dejar clara su postura después de la «interpretación que se hace de tal circunstancia».

Asimismo, Huguet aseveró que su asistencia fue «un acto de liberalidad personal, atendiendo la invitación que me cursó un amigo y, en ningún caso, mi asistencia no fue como senador y menos aún en nombre y en representación del PP. Yo soy el único responsable».

Respeto

El senador añadió que al llegar al acto se dio cuenta de que «no sólo se trataba de devolver el color original al toro, sino que además se aprovechaba para hacer un acto de 'reafirmación patrio', el cual no comparto, pero respeto».

«Mi presencia apenas duró 30 minutos, lo que vino motivado por haberme sentido incómodo, no con los organizadores del acto, sino conmigo mismo ya que chocaba con mi manera de ser y de pensar», afirmó.

Además, Huguet dejó claro que «espero que este error, según interpretación de algunos, que asumo sin matices no empañe lo que en todo momento he querido ser y hacer; una persona de centro derecha, tolerante, abierta, partidaria del diálogo y no del enfrentamiento».

El senador sentenció: «Tengo claro que la mejor manera de servir a España es defender nuestras señas de identidad como Comunidad Autónoma como es nuestra lengua, nuestra cultura y nuestro patrimonio».

Sobre esta polémica, Joan Fageda, que también asistió acto, recordó que el toro de Osborne está protegido y precisó que la del sábado ya era la segunda vez que acudía a acto de estas características. Fageda destacó que él asistió como invitado.