2

«Dados los acontecimientos vividos estos días, con todas las cosas que se han hecho en esta parroquia y que han tenido tanta resonancia, a mi, que soy el rector de Muro, como estamos en mitad del curso, el obispo me ha pedido que me cuide de la parroquia hasta que después se haga lo que se ha de hacer».

Medidas

El rector de Muro, Pere Fiol, anunciaba ayer con estas palabras al medio centenar de fieles que acudieron a la misa de seis, las medidas adoptadas por el Obispado para mantener la vida pastoral en el núcleo urbano de Can Picafort pese a la destitución del hasta ahora rector Pere Barceló, por un presunto caso de abusos a menores, «una conducta irregular cometida en el pasado», tal y como la describe oficialmente el Obispado.

En la primera misa tras la prohibición de que Barceló ejerza el magisterio, el rector de Muro , Pere Fiol, pasó de puntillas por la polémica. «Tenemos que tirar hacia delante porque nuestro sentimiento de Jesús no se puede enfriar, entre todos nos echaremos una mano», dijo el sacerdote a los fieles al concluir la eucaristía.

Cambio

El cambio habitual del horario de misas de invierno a verano se aprovechará para redistribuir los horarios de manera que en caso de necesidad los párrocos de Santa Margalida o sa Pobla también puedan oficiar las misas hasta que se asigne un nuevo párroco, entre junio y septiembre de este año, según explicó el rector.

Joan Gamundí, asumirá las tareas de diácono tras la defunción hace ahora una semana del diácono Miquel Capó.