7

La Lliga Regionalista de les Illes Balears ha anunciado que también se presentará a las elecciones municipales del 22 de mayo en Lloseta, donde ha firmado un convenio de adhesión con Bartomeu Moya y Manuel Ruiz, con lo que ya son siete las localidades de Mallorca donde el nuevo partido tiene representación.

La formación que lidera Jaume Font ya cuenta con candidaturas en Campos, Muro, Ses Salines, Sóller, Sant Joan, Pollenca y Lloseta y esta semana sumará otro municipio, según ha informado en un comunicado el partido que fue creado el pasado 5 de febrero.

La Lliga ha destacado que continúa las negociaciones con representantes de distintos municipios, con el objetivo de llegar a contar con representación en doce o catorce localidades.

Font ha firmado hoy el convenio de adhesión a la Lliga Regionalista con los representantes de Lloseta, Bartomeu Moya y Manuel Ruiz y ha destacado que ninguno de ellos ha estado nunca en política y representan por tanto el reto que asume el partido de «empezar desde abajo y abrir sus puestas a todo el que esté dispuesto a sumar».

El líder de la Lliga ha asegurado que el proyecto «no va en contra de nadie» ni quiere romper mayorías y que lo que busca es «un espacio de centro, moderado, regionalista y reformista».

Según Font, el principal objetivo e combatir la crisis económica con cambios como la reducción en un 20 % de la administración de la comunidad, la redistribución de la inversión y el gasto para dar prioridad a la educación, la sanidad, la empresa y la dependencia.

Bartomeu Moya ha declarado estar ilusionado con un proyecto político sin imposiciones, que nace desde cero y donde «todos pueden tener voz».

Programa

Font ha adelantado que en su programa electoral incluirá la propuesta de adelgazar un 20% la administración pública, redistribuir el gasto y priorizar la educación, la sanidad, la empresa y la dependencia.

El líder de la Lliga Regionalista ha vuelto ha incidir tras la firma del acuerdo que el nuevo proyecto que encabeza «no va contra nadie» ni busca con él «romper mayorías». Por el contrario, persigue, según Font, captar votantes de un espacio de «centro moderado, regionalista y reformista».

Por su parte, Bartomeu Moyà ha asegurado que le ha costado dar este paso para integrarse en la Lliga, al tiempo que se ha mostrado ilusionado con la posibilidad de poder formar parte de un partido que «no quiere imponer nada» y que busca crear «un nuevo espacio desde cero donde todos puedan tener voz».