Previous Next
19

Associació Manacorina de Fumadors es el nombre que se ha elegido para el primer club de fumadores que abre sus puertas en Balears y el segundo del Estado. Ubicado en la capital del Llevant, ya cuenta con 100 socios.

Ayer abrió las puertas de manera oficial con «todos los papeles y las inspecciones sanitarias en regla» el primer club de fumadores que está presidido por el propietario del bar adjunto, Augusto Bosch. «Yo no soy fumador», indica, «pero no podía dejar perder la inversión realizada en la separación del espacio interior. Con un puñado de amigos y clientes nos hemos decidido a hacer esta asociación». Ayer, sin haber hecho demasiada propaganda ya contaban con 93 socios, más los siete fundadores.

Socios

Bosch asegura: «Yo no quiero engañar a nadie, sin el bar no hubiera abierto este club. Habíamos perdido una cuota importante de clientes y ahora parece que los hemos recuperado y vamos camino de ampliarlos». Este local de fumadores es un espacio totalmente independiente del bar adyacente y aquellos clientes que quieran acceder tendrán que ser socios. De hecho, podrán acceder todas aquellas personas mayores de 18 años que paguen una cuota anual de dos euros.

Además, para hacer alguna consumición en el local tendrán que salir a la calle y entrar al bar por la puerta de éste que da a la calle. Pese a este inconveniente el presidente y propietario espera que «nuestro local pueda servir de experiencia. Ya he pedido una prueba de humos, para hacer ver a los dirigentes que con un cierre como es debido y los extractores de humos que tenemos aquí podría haber una puerta de comunicación interior». De momento, sin embargo, los dos locales son totalmente independientes y el club no cuenta con ninguna barra de bar, tan solo media docena de mesas y un televisor junto a los periódicos del día y zona wifi. Estos son los únicos elementos que acompañan a los ceniceros y al humo de los socios del club que pasan sus horas en el club como si de un antiguo bar se tratara.

El primer local de estas características se abrió en Lleida. En este caso, el City Arms se trata de un club de fumadores anexo a un antiguo pub del mismo nombre.

Apoyo

En Manacor, el presidente del club de fumadores, Augusto Bosch, señala que ha tenido todo el apoyo de la PIMEM, que le han ayudado en todo lo que ha requerido para poder ofrecer así a sus clientes la posibilidad de formar parte de una nueva asociación que tiene como único requisito ser mayor de edad.