Previous Next
36

Lejos queda aquella sesión del juicio por la primera pieza del 'caso Andratx' en la que el ex alcalde, Eugenio Hidalgo, llegó a decir que ni siquiera sabía lo que los obreros habían llegado a edificar como obra nueva en su «caseta de aperos» de Son Xina. Ayer, otros operarios iniciaron el desmontaje manual de lo que era un chalet con amplia planta y notables calidades constructivas, a lo que obligaba la misma sentencia que mantiene a Hidalgo en prisión por promoverlo en contra de la ley, siendo además la primera autoridad del municipio.

Tres especialistas iniciaron ayer la separación de los elementos interiores y exteriores de la edificación que pueden ser manipulados a mano o con maquinaria no pesada. Objetivo del desmontaje es dejar lista la estructura en paredes y pilotajes en dos semanas, para su demolición definitiva.

Hacia el solar

Los trabajos, que comenzaron sobre las diez de la mañana de ayer, fueron supervisados por los servicios técnicos del Ajuntament d'Andratx, que concedió la licencia de demolición solicitada por Eugenio Hidalgo -a su costa-, y por un funcionario judicial en representación del tribunal que ha de hacer cumplir esa parte de la condena del ex alcalde.

Dado que la construcción se encuentra en una zona protegida del pueblo, la normativa municipal obliga a desmontar y desalojar cuantos elementos de la estructura sea posible, y únicamente en último término al derribo de la obra de fábrica -con la más pequeña excavadora del mercado-, para que como resultado del fallo judicial se produzca un solar.
Según señalaron fuentes de la familia Hidalgo a Ultima Hora, las piezas desmontadas del edificio son llevadas a la empresa receptora de residuos de construcción en la Isla, dando cumplimiento también así a los términos de la licencia.

Una parte importante del edificio es madera -vigas del interior y los porches y escaleras-, cuya retirada supondrá la mayor parte del trabajo de los operarios.

Demanda de libertad

Desde primera hora de la mañana fue grande la demanda de los medios informativos, a los que la representación letrada del ex alcalde dio facilidades para el acceso a la finca y la toma de imágenes del chalet.

Por su parte el abogado de Eugenio Hidalgo, Juan Manuel Arroyo, criticó ayer durante su estancia en las obras de desmontaje que su cliente sea «el único político de España que se encuentra en prisión por llevar a cabo unas obras», lo que le parece no sólo no ajustado a Derecho «sino que lleva a la opinión pública a asociar a mi cliente con la figura de un alcalde corrupto como si Andratx hubiese sido bajo su mandato otra Marbella, lo que está muy lejos de la realidad».
Arroyo no quiso aclarar si está tramitando un indulto para su cliente, aunque aseguró que su deber es usar todos los medios legales para «obtener la libertad de quien vive privado de ella».