El domingo está organizada otra gran marcha reivindicativa a Planícia. | M. À. Cañellas

3

El Ajuntament de Banyalbufar se encontró ayer con una orden judicial que suspende de forma temporal su pretensión de eliminar las barreras para el libre acceso a la finca pública de Planícia. Recientemente, el Ajuntament había aprobado un decreto para llevar a cabo esta acción en los dos caminos que atraviesan la finca de es Rafal tras un acuerdo de pleno y conforme a la ley aprobada por el Parlament.

Mateu Ferrà, alcalde de Banyalbufar, afirmó ayer no entender la decisión del juez, «que se ha basado en una sentencia de 2006, pero no en medidas posteriores de gran importancia». «Es inaudito», dijo, «pero no incumpliré una orden del juez».

Marcha

El Ajuntament había previsto levantar las barreras el próximo domingo que tendrá lugar una gran marcha para exigir la apertura de los caminos, manifestación que sí se mantendrá.

Precisamente ayer la propiedad de es Rafal, la familia Benson, emitió un comunicado, en el que destaca que «está padeciendo una abusiva actuación administrativa y social con actos continuados de vandalismo alentados desde las instituciones que pretenden obtener por la vía de hecho lo que no han obtenido por la vía de derecho». Por ese motivo, avisa que «seguirá defendiéndose como hasta ahora por las vías legales». Asegura que el senderismo en la finca está garantizado «con los actuales itinerarios por caminos abiertos», que considera «más ventajosos». «Aumentar los itinerarios por los caminos de la manifestación es innecesario y medioambientalmente contraproducente». Además, se alega la peligrosidad ya que por uno de ellos circulan los vehículos de las fincas. Cree que detrás de la pretensión de abrir los caminos «hay intereses políticos y económicos». No se ha valorado ni presupuestado, dice la propiedad, el impacto del libre paso.