Correbou de Fornalutx | M. À. Cañellas

15

Después de la polémica del pasado domingo tras la manifestación antitaurina, los asistentes al correbou de ayer se esperaban una mañana mucho más agitada de la que se vivió.

A las 8.15 horas de la mañana, 'Juguete' era sacado del camión y conducido por varios jóvenes desde la avenida de Arbona Colom hasta la plaza de Fornalutx, trayecto que se repitió hasta en dos ocasiones sin muchos problemas, exceptuando algunas envestidas del animal.

Además de por el buen comportamiento del toro, este año la fiesta ha resultado más calmada gracias a las medidas tomadas por el Ajuntament: por una parte la supresión de la coronación del toro para evitar el estrés de tener que arrinconarlo junto a la fuente; además del trabajo realizado por la gente de la organización encargada de evitar que las personas que pudieran causar problemas se acercaran al bou , y una excepcional presencia de la Guardia Civil. Tampoco hubo protesta antitaurina alguna.

Por otro lado, cabe destacar que se eliminó la verbena de la víspera del correbou para evitar las aglomeraciones de gente que se habían producido otros año. Finalmente, a las 8.45 de ayer, 'Juguete' ya volvía a estar en el camión camino del matadero.