Joan Rubert es el secretario general del Partido Popular de Inca, que preside actualmente Rafel Torres. | Jaume Morey

45

Un día después de que se conociera que la Agència Tributària de les Illes Balears ha comunicado el embargo de la nómina del regidor del PP de Inca, Joan Rubert, porque tiene una deuda de 5.826,02 euros por el impago de tasas e impuestos de vehículos y contribución, las reacciones no se ha hecho esperar.

Rubert, delegado de Participación Ciudadana, Agricultura y Promoción y también secretario general del PP de Inca, afirmó ayer que «normalmente pago todos los impuestos y este caso ha sido una excepción». El 'popular' reconoció que «me sabe mal todo lo que ha pasado y lamento la situación, pero se debe a inmuebles que no sólo son míos, sino que son de diferentes personas». Asimismo, el edil quiso dejar claro que «pagaré y espero que pueda ser antes de la ejecución del embargo». De hecho, Rubert argumentó que «hoy en día, las circunstancias actuales económicas son complicadas para todos».

Disculpas

El alcalde de Inca, Rafel Torres, aseveró que «Joan Rubert lamenta la situación y es consciente que tiene que pagar». Torres añadió que se trata de un «tema familiar», pero del que «se hará frente antes de que le embarguen la nómina».

No obstante, el primer edil del Ajuntament subrayó: «Somos los primeros que tenemos que dar ejemplo con las obligaciones y los compromisos que tenemos, sobre todo porque somos cargos públicos, pero también hay que tener en cuenta que en un momento dado le puede pasar a cualquier persona». Según Torres, el responsable de Participación Ciudadana, Agricultura y Promoción le ha pedido disculpas, ya que «no quiere perjudicar ni al alcalde, ni al Consistorio ni al Partido Popular».

El presidente del PP de Mallorca, Joan Rotger, declaró que «Rubert debe ponerse al día de sus obligaciones tributarias con carácter inmediato».

El portavoz del PSOE, Xavier Ramis, dijo a raíz de la noticia publicada en Ultima Hora que «cualquier persona puede tener un error y se puede comprender, aunque me parece difícil entender que el equipo de gobierno no conociera esta situación ya que el alcalde debía tener constancia». Según Ramis, «el Partido Popular ha dejado que se llegue a esta situación y no sabemos si es porque, o bien hay una dejadez total del partido, o bien quieren sacar a Joan Rubert, y no saben cómo».

Desde el PSOE, suscribieron que «es una mala imagen para el Ajuntament de la ciudad».

El portavoz del BLOC per Inca, Antoni Rodríguez, expresó que «en tiempos económicos difíciles, le puede ocurrir a todo el mundo, pero nos extraña que el equipo de gobierno del Ajuntament d'Inca no haya advertido a su regidor de lo que estaba pasando».