Antoni Rami, durante la travesía.

8

Tras seis años como director general en el Ajuntament de Calvià y 30 residiendo en el municipio, Antoni Rami Alós (Barcelona, 1956) acredita un alto grado de conocimiento del interland calvianer. Ahora, mientras sigue dándole vueltas a presentar una, cada vez más probable, candidatura a la Alcaldía de Calvià, Rami aprovecha el verano para acometer el desafío de recorrer a nado y en 17 etapas los 55 kilómetros de litoral que separan Cala Nova de es Camp de Mar.

«El litoral de Calvià es lo que da de comer a la mayoría de los habitantes del municipio, por lo tanto, no es ninguna tontería que un candidato recorra toda su costa para conocer cuál es su estado de salud», asegura horas después de cubrir los 3,5 kilómetros de la etapa alrededor de las islas Malgrats y confesar que le gustaría que la parte terrestre del municipio estuviese igual de bien que lo que está su espacio submarino. «No quiere decir que todo lo que está debajo del agua esté bien, aunque está infinitamente mejor que lo que hay por arriba», advierte Rami.

Arrecife artificial
Durante su travesía a través del litoral calvianer, Rami ha avistado rayas, meros, estrellas de mar, barracudas, pulpos... La presencia de estos seres marinos reafirma su fe y convicción en 'su' proyecto de crear un arrecife artificial entre las islas de El Toro y Malgrats mediante el hundimiento de una fragata militar. Antoni Rami defiende la creación de un arrecife debido al «enorme potencial» que tiene Calvià como destino de turismo de buceo. El ex conseller de Hisenda, ex director general del Ajuntament de Calvià y actualmente -de nuevo reincorporado a su plaza de Interventor del Estado- vocal de la Junta de Jefes de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, mantiene que el hundimiento de una fragata militar entre las reservas marinas de El Toro y Malgrats -convenientemente limpia, descontaminada y acondicionada- permitiría posicionar Mallorca en el panorama internacional como destino de buceo.

Pese a que la presentación de su, «cada vez menos descartable», candidatura «sigue su proceso», hasta septiembre no se pronunciará definitivamente al respecto. No obstante, Rami advierte que, en caso de salir elegido y ser clave para formar gobierno, exigirá el compromiso de ejecutar el proyecto. Según pronostica este alto funcionario del Estado, de presentarse a las municipales de 2011 en Calvià, «no habrá mayorías absolutas». «Habrá un gobierno de coalición, y si formamos parte de él, una de las condiciones de pacto será que haya los compromisos que más puedan favorecer a la economía y al mantenimiento del empleo», añade. Volviendo a las experiencias vividas durante su travesía, Antoni Rami echa en falta en el agua del mar lo mismo que en la política municipal: transparencia.

Para Rami la transparencia, tanto en la política como en el mar, es casi una obsesión. «Un alto porcentaje del éxito turístico de Mallorca radica en la transparencia de sus aguas. En comparación con otros destinos, la transparencia de nuestras aguas estaba muy por encima, pero ahora eso se está enturbiando», señala. A juicio de Rami, esto sucede porque la depuradoras que vierten agua al mar son «manifiestamente mejorables».

Sobre las medusas
Finalmente, cabe advertir que la aventura marina tampoco ha estado exenta de picaduras de medusa. Preguntado acerca de si son más dolorosas las picaduras de medusa o las políticas, Antoni Rami explica que con las picaduras de medusa ocurre prácticamente lo mismo que con las 'picaduras políticas': «Cuando una medusa te pica, te da un disgusto y procuras alejarte de ella lo antes posible y darte los tratamientos adecuados para recuperarte. Y en política pasa exactamente lo mismo: procuras alejarte lo antes posible de quien te ha picado y te aplicas medidas para recuperarte y olvidarlo».