Los pimeros tubérculos de la temporada se recogieron a finales de febrero. | M. Poquet

1

Punto y final a la campaña de patata dedicada a la exportación después de meses de trabajo de los agricultores, que empezaron a sembrar los tubérculos en los campos entre los meses de noviembre y diciembre y empezaron a sacar los más tempranos en febrero. Mientras tanto, las condiciones climatológicas han creado preocupación a los agricultores por las intensas lluvias del invierno, las heladas y la nieve.

No obstante, el gerente de Illacamp, Joan Cantallops, explicó que han hecho una campaña normal, «teniendo en cuenta el desastre del año pasado». Cantallops afirmó que «los precios han acompañado, ya que la producción ha sido más baja en comparación a otros años y ha ayudado».

A la baja
De hecho, desde este portal aseguraron que «la producción ha disminuido entre uno 15 y un 20 por ciento por el conflicto del mal tiempo». Asimismo, confirmaron que «las patatas más tempranas ya no se recuperaron y son las que han registrado mayor descenso».

Por su parte, desde Mateu&Export, su gerente, Joan Mateu, aseveró que «la campaña nos permite continuar hacia adelante», aunque la producción ha bajado en su portal entorno a un 27 por ciento con respecto al 2009. «Aplicando el concepto de que para nosotros es tan importante el resultado que obtiene el agricultor así como nuestra cuenta, creemos que los precios entre abril y julio han sido buenos», dijo Mateu.

Desde Mateu&Export, dejaron claro que «entre febrero y marzo apostamos por fijar precios firmes en semanas alternativas para que no cayera ante las ofertas débiles de Israel y Egipto y la situación delicada de Cartagena y Sevilla». «Normalmente nuestro precio por kilo va en entre 45 y 86 pesetas», precisó Mateu. «La zona temprana ha sido la más afectada por el mal tiempo y ha perjudicado enormemente a los agricultores», dijo.

El responsable de s'Esplet, Joan Company, coincidió en la bajada de producción en menos kilos por el mal tiempo así como los «buenos precios» de este año «entre 50 y 85 pesetas».

Sin embargo, Company sostuvo que «a algunos campesinos les han faltado kilos de patatas esta temporada». Según los cálculos de s'Esplet, la producción del tubérculo de exportación habría bajado aproximadamente entre un 30 y 40 por ciento.