0

Después de que lunes empezaran las obras de reparación del 'marge' del Camí del Bosquet, la vía pública para acceder a pie al Castell d'Alaró, los operarios encargados de las obras hallaron ayer desperfectos y destrozos en la zona.
«Hemos encontrado piedras del margen en el suelo y parte de la pared que ya estaba medio arreglada toda desmontada», explicó el presidente de la Fundació Castell d'Alaró, Mateu Marcús. Además, Marcús indicó que las medidas de seguridad que señalizan el camino también habían sido trasladadas de lugar.
Asimismo, el máximo representante de la Fundació denunció los hechos ante la Guardia Civil para aclarar «quien ha sido el autor».
«Cada vez que empezamos una obra en el Castell, hay un acto vandálico», lamentó. De hecho, Marcús recordó que se repiten las destrozas un año después de que empezaran las tareas de rehabilitación de las ruinas de la fortaleza. Los miembros de la brigada de Patrimoni del Consell de Mallorca ya descubrieron el pasado julio destrozas en la maquinaria y en el material.
Condena
Por su parte, Marcús añadió «no entender» los motivos de los actos vandálicos y condenó los hechos. El alcalde de Alaró, Joan Simonet, aseveró que «es curioso que haya incidentes cuando queremos mejorar el acceso». Simonet expresó que «cada día suben cerca de un centenar de excursionistas y no pasa nada». Aún así, el primer edil aclaró que «sólo tenemos un vecino», en referencia a la residencia de la familia Ordinas.