En la mañana de ayer diez operarios ayudados por una grúa trabajaron en el molino. | Joan Sitges

0

El molí den Fraret de Montuïri volverá a lucir el aspecto que tenía en el siglo XVIII, cuando se utilizaba para moler harina, gracias a la restauración que han impulsado el departamento de Medi Ambient del Consell de Mallorca y el Ajuntament de Montuïri.
El molino es en la actualidad la sede del Museo arqueológico de Son Fornés y durante las tormentas que en 2002 provocaron enormes desperfectos en Balears, el molino se vio despojado de sus aspas y de su cubierta debido a que no se orientaron adecuadamente y no pudieron aguantar la fuerza del viento.
Casi ocho años después de los incidentes provocados por el viento y la lluvia, el Consell y el Ajuntament han invertido 43.500 euros en la restauración de la maquinaria del molino y en la construcción de las nuevas aspas que lucirá su torre a partir de hoy mismo.
Cabe destacar que pese a que la instalación de los nuevos elementos en el molino se tendría que haber llevado a cabo ayer, las tareas se tuvieron que posponer hasta esta misma mañana debido al mal tiempo.
Según la coordinadora del programa de restauración de molinos del Consell, Aina Serrano, «éste es un molino típico de la zona pero la maquinaria que instalamos es única y se ha hecho expresamente para el molí den Fraret».
Al acabar de instalar todos los nuevos elementos, tarea que finalizará esta misma semana, algunos operarios del Ajuntament de Montuïri tendrán que realizar un curso para aprender a mantener en buenas condiciones todo el molino.