0

Los vecinos de Alaró disfrutarán, previsiblemente a partir del verano, de una rebaja «significativa» en el precio del agua. Así se desprende del convenio que firmaron ayer el Ajuntament y la Comunitat de Regants de la Font de ses Artigues en el que se establece que, durante ocho años, el municipio recibirá anualmente 200.000 metros cúbicos de agua procedentes del caudal de agua sobrante de la fuente. El Consistorio a cambio tendrá que abonar 12.000 euros a la Comunitat de Regants y dispondrá del depósito de cloración de la Comunitat para convertir el agua en potable y poder así inserirla dentro de la red municipal.

El alcalde de Alaró, Joan Simonet, aseveró que «el convenio es una garantía de futuro para Alaró, ya que además de contribuir a una rebaja del precio es una fuente alternativa de suministro en caso de que los pozos del pueblo resulten contaminados por nitratos como sucede en otros municipios». El presidente de la Comunitat de Regants de la Font de ses Artigues, Tomeu Comas, confesó que «la firma del convenio es sólo un punto de partida, ya que, el convenio tendrá que ser modificado en un futuro una vez se vea como evoluciona el suministro de agua».

Impedimentos

Para poder realizar el convenio, el equipo de gobierno (PP) quien gobierna en minoría, necesitó en el transcurso del pleno del mes de julio el apoyo de Unión Mallorquina, pero no ha sido hasta siete meses después que éste se ha materializado. Uno de los principales impedimentos que han retrasado la firma del convenio ha sido la falta de acuerdo con la miembros de la oposición quienes se han mostrado contrarios desde el principio, alegando que se trataba «de una venta encubierta de agua». El PSM presentó un contencioso administrativo contra los estatutos de la Comunitat de Regants, y el PSOE otra contra la firma del convenio. Joan Simonet, cree «que los contenciosos no tendrán futuro dado que recursos hídricos dio el visto bueno al convenio y los servicios jurídicos del Ajuntament no detectaron ninguna deficiencia ni ilegalidad».