Pollença

Un nuevo pozo en la zona de Ternelles mejorará la calidad del agua en el Port

Éste ha sido uno de los veranos más secos en el municipio, donde se han agotado varios pozos privados

|

Valorar:
preload

Los vecinos del Port de Pollença comenzarán a notar esta semana una ligera mejora en la calidad del agua que consumen a diario y que este verano es más salada que nunca. El Ajuntament acaba de conectar un nuevo pozo a la red municipal de Pollença que permitirá reconducir el agua sobrante del pueblo hasta las tuberías del Moll. El nuevo pozo, ubicado en la zona de Ternelles, incrementa el caudal de la red municipal con 15 metros cúbicos hora.

Según reconoce el regidor de Medi Ambient de Pollença, Gabriel Cerdà, el agua seguirá siendo salada pero poco a poco comenzará a notarse una mejora. Según explica Cerdà, los vecinos del Moll que habitan en la zona oeste y en el núcleo antiguo son ahora los peor parados, mientras que la zona este del Moll recibe líquido de una calidad «aceptable». El problema radica en que el Port de Pollença se nutre del agua procedente de dos conducciones independientes por lo que las zonas de menor caudal y mayor consumo acaban recibiendo agua salada.

El Ajuntament planeaba conectar a principios de verano las dos tuberías del Moll a través de una conducción que atraviesa un camino privado para conseguir así un caudal único de agua que distribuir en función de las necesidades, pero la falta de acuerdo con el propietario del camino ha retrasado esta actuación de modo que la conexión a principios de verano de un nuevo pozo en la finca de Can Seguí, sólo ha beneficiado a una parte del Port. El Ajuntament estudia ahora la posibilidad de expropiar los terrenos necesarios para ejecutar esta obra. Este ha sido uno de los veranos más secos de Pollença. El regidor de Medio Ambiente ha informado de que «varios vecinos me han comunicado que se han agotado sus pozos privados cuando nunca habían tenido falta de agua».

La población flotante del Port de Pollença sigue creciendo año a año por lo que ofrecer agua de calidad es casi una misión imposible para el Consistorio. El pasado 16 de julio se constituyó el Consorcio de Aguas de Pollença en el que están integrados Ajuntament y Govern balear y permitirá poner en marcha nuevos proyectos para mejorar el abastecimiento de agua. La alcaldesa Francisca Ramón y el regidor de Medio Ambiente, Gabriel Cerdà, visitaron la pasada semana al director general de Recursos Hídricos del Govern balear, Antoni Rodríguez, con la intención de buscar soluciones a los problemas de abastecimiento.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.