Imagen aérea de las placas fotovoltaicas sobre la pérgola de aparcamiento de vehículos de Emaya. | Cort

El Ajuntament de Palma pretende que en el año 2030 toda la energía que consumen las empresas y los edificios municipales sea renovable y, para ello, ya está desarrollando proyectos de instalación de placas fotovoltaicas en las cubiertas de diferentes inmuebles, según destacó el alcalde del municipio, José Hila. Estos proyectos, que se enmarcan dentro del programa Palma Renovable, supondrán una inversión total de 106 millones de euros que el Consistorio espera que sean financiados por los fondos europeos Next Generation.

En principio, si el programa desarrolla todas las actuaciones previstas y cumple los objetivos, el ahorro para las arcas municipales ascendería a 10 millones de euros anuales, además, según los responsables municipales, «proporcionará una independencia energética muy importante en la actual situación geopolítica». Precisamente Hila, junto con el presidente de Emaya, Ramon Perpinyà, presentó la estructura fotovoltaica instalada en la pérgola del aparcamiento de la empresa municipal y anunció el principio de las obras de colocación de placas solares en la nave de talleres de Son Pacs.

En el caso de la pérgola se trata de una estructura de 700 metros cuadrados de los que 360 están ocupados por 180 placas fotovoltaicas. La instalación ha costado 167.000 euros, también financiados con fondos europeos, y cuenta con 12 puntos de recarga para los vehículos eléctricos de la compañía. En el caso de la instalación que irá sobre la cubierta de la nave de los talleres actualmente se están trabajando en la colocación de los soportes de las placas y la idea es que esté operativa a partir del año que viene. En este caso se prevé que la instalación, que costará algo más de 900.000 euros, cuente con 2.128 placas solares que ocuparán una superficie de 4.100 metros cuadrados.

Gracias a esta actuación, según apuntaron, se podrá generar 1,45 millones de Kw/hora, se evitará la emisión de 715 toneladas de gases contaminantes al año y se podrá ahorrar 348.000 euros, también anuales. En este sentido, desde el Ajuntament se recuerda que están impulsando diversos proyectos que, a día de hoy, están en diferentes fases de ejecución. Entre ellos destacan que ya se están licitando los previstos en el Centro de Benestar Animal de Son Reus y en las instalaciones de la Empresa Funeraria Municipal.