Procesión por las calles del barrio. | T.AYUGA/E.B.L’ASSUMPCIÓ

Los bailes del grupo de Cossiers de la Escola de Ball de l’Assumpció fueron este lunes protagonistas en la misa en honor a la Virgen celebrada en la parroquia de su mismo nombre, en la barriada de Son Espanyolet, de Palma, con motivo de su festividad. Por la tarde, numerosos fieles de acudieron al patio parroquial para asistir a la procesión previa a la misa. Recorrió las calles Contestí y Miquel Porcel, hasta regresar de nuevo al patio, con la imagen de la Virgen portada a hombros, acompañada por el grupo de Cossiers y los sones de los xeremiers. A continuación, se celebró la misa en el patio, donde se había dipuesto un altar. Estuvo presidida por el padre teatino Antonio Cabrera, asistido por el rector de la Assumpció, padre Fernando Ortega.

Con esta misa, se dieron por concluidas las fiestas de la barriada en honor a San Cayetano de Thiene y la Assumpció. El acto de clausura, como últimamente es costumbre, en un pequeño fuego se quemó la vara de la clavariesa, Rosa Soler. Según el indumentarista y bailarín Nando Pol, «las fiestas de la parroquia han sido muy participativas. Comenzaron día 5 de agosto con un pasacalles por la barriada, con los gigantes, la Cuca y la carroza que paseó a la clavariesa y clavario de este año, Rosa Soler y Jaume Casasnovas, respectivamente. Este recorrido acabó con una ofrenda floral en la iglesia. El día del patrón, San Cayetano de Thiene, hubo misa en el patio y el grupo de Cossiers danzó el Ball de l’Oferta».

Los bailes mallorquines amenizaron otras veladas en el patio y un gran éxito tuvo la Mostra d’Indumentària Antiga, que despertó una gran simpatía entre los numerosos asistentes.