Sonia Vivas, al comienzo del pleno, junto a J.M. Adrover.  | Jaume Morey

45

El alcalde de Palma, José Hila, ha zanjado la polémica entre los regidores de Podemos Sonia Vivas y Alberto Jarabo, por los actos de celebración del Orgullo LGTBIQ al decidir apartar a este último de la tramitación administrativa de los permisos, que le corresponde como encargado de Participació Ciutadana y traspasar la responsabilidad a una comisión de técnicos independientes. Así lo aseguró la propia Vivas poco antes de comenzar un pleno que se aventuraba tenso tras la división escenificada un día antes por los representantes del partido morado al acusar, la regidora de Justícia Social, a su compañero de dar ordenes para que se paralizara la tramitación de los actos previstos en la primera Pride Week (semana del orgullo).

Noticias relacionadas

Vivas, ante lo que consideró un ataque a su gestión, amenazó con romper el pacto de Gobierno de Cort, lo que encendió las alarmas de los socialistas y obligó al alcalde a    intervenir en el conflicto creando la citada comisión    y a comprometerse a que los actos se celebrarán. La regidora fue muy explícita en sus explicaciones y aseguró que, a instancias de Jarabo, se había paralizado el proyecto y denegado todas las licencias a la empresa ELLA Global Community, encargada de organizar y coordinar la conmemoración del Orgullo. En este sentido recordó que dicha empresa ya ha adelantado una cantidad importante, que cifró en unos 30.000 euros, para garantizar la presencia de artistas y para gastos de organización y aseguró que su compromiso con el colectivo LGTBIQ está por encima de colores políticos. «He puesto mi cargo y mi sueldo encima de la mesa porque no puedo fallarles mirando hacía otro lado. Las injusticias hay que denunciarlas vengan de donde vengan y no voy a permitir ataques al colectivo porque la Pride Week no es una fiesta, es una reivindicación y la izquierda no puede ser nuestro enemigo», aseguró Vivas. La regidora, asimismo, rechazó las criticas de la asociación Ben Amics, que cada año organiza una serie de actos para la semana del Orgullo, y aseguró que el Ajuntament también les da soporte y ayuda para su celebración.         

«Triste bloqueo»

Al pleno también asistieron representantes de la empresa ELLA quienes, a través de su presidenta, Kristin Hansen, aseguraron no entender el bloqueo a su propuesta por parte de Jarabo, lo que calificaron de «triste». Hansen destacó que ya tienen apalabrados más de 60 artistas que participarán en los eventos «y hemos trabajado mucho para poder posicionar Palma como destino turístico LGTBIQ». La presidenta de la empresa mostró su confianza en que, con la nueva comisión, los tramites se desbloqueen y que, finalmente, se celebra la Pride Week.

El apunte

Ambos insisten en sus versiones y Vivas espera para tomar decisiones

Vivas y Jarabo tuvieron un tenso cruce de palabras en el turno de urgencias cuando la oposición pidió explicaciones. Vivas reiteró que Jarabo había dado una «orden política» para frenar la tramitación y denunció que Ben Amics ya tenia todos los permisos y la empresa ELLA ninguno. Jarabo negó que hubiera ninguna orden política y la regidora insistió que sí. Hila tuvo que poner orden entre ellos. Vivas dijo que esperará «a ver como sale el Orgullo para tomar decisiones».