Los vecinos analizan las filtraciones de agua en los accesos a las galerías, así como en las escaleras que llevan a las diferentes plantas del aparcamiento. Los daños empiezan a ser palpables. | Jaume Morey

La tormenta Blas ha dejado su huella también en Palma y, en concreto, en las galerías y el párking de la Plaça Major. La asociación de vecinos de esta zona advirtió ayer de la presencia de grandes goteras y la filtración de agua desde la superficie hasta el forjado. En la mañana de ayer, mientras llovía, una mujer de la limpieza recogía continuamente el agua que se derramaba por el suelo, aunque los resbalones eran inevitables. Por las galerías se repartían cajas de cartón con bolsas de basura de plástico que recogían el agua que caía del techo, mientras que en las escaleras de acceso al aparcamiento había paredes húmedas y desconchadas.

La arquitecta Sandra Piñeiro, de Vidal Piñeiro Arquitectos, es vecina de la zona y miembro de la asociación de vecinos. Dada su experiencia profesional, ayer mostró su preocupación tras ver los estragos de las lluvias en las galerías: «El agua no viene de la estructura de cristal que protege el acceso de la lluvia, sino del pavimento de la plaza, que no tiene tela asfáltica en los bordes, que están rotos. De ahí vienen las hay filtraciones que atraviesan el forjado». Denunció además que en el aparcamiento «hay bajantes rotas y se ven filtraciones incluso de heces. Aquí hay un grave problema de infraestructura».

La arquitecta reconoce que no ha hecho ninguna prueba técnica pero «este aparcamiento no cumple con las pruebas técnicas de CO2 ni de aire, no hay ventilación. Y el dióxido de carbono es peligroso, además de para la salud, para la carga de las estructuras». Piñeiro también destacó que las fuertes lluvias sufridas estos días se han hecho notar dentro del aparcamiento, donde aún se conserva el antiguo túnel del carbón, que comunicaba el puerto con la plaza de España: «Estos días hemos visto que caía agua y es algo que jamás había visto en los veinte años que llevo viviendo aquí». Desde el Ajuntament advirtieron que «goteras ha habido y se han ido reparando a través de diferentes áreas». En cuanto a la estructura, los técnicos del Consistorio aseguraron que «está bien. Se han realizado ensayos en laboratorio del hormigón y hierro de los pilares, muros y forjados. Está todo correcto y no hay riesgos».