El alcalde, José Hila, y la concejala de Infraestructuras, Angélica Pastor, en la calle Costa y Llobera, en Palma. | Twitter: @hila

0

El alcalde de Palma, José Hila, y la regidora de Infraestructuras y Accesibilidad, Angélica Pastor, han visitado este jueves las obras de conversión de la calle Costa i Llobera en un espacio para peatones, que se iniciaron hace dos semanas y que se prevé que finalicen antes de la campaña de Navidad.

Hila ha destacado que esta reforma era muy necesaria, ya que desde 2014 se restringió el acceso a los vehículos. «Queremos que sea una calle animada y este espacio que estaba un poco abandonado será un espacio que llamará la atención. Es una obra más de las 17 que estamos haciendo en Palma, nos dedicamos a mejorar el día de la ciudad», ha explicado.

Noticias relacionadas

Pastor, por su parte, ha remarcado que «es una reforma innovadora, de adecuación de espacios, con plataforma única para mejorar la accesibilidad». «Tratamos los espacios como zonas de descanso, no únicamente de paso, es un concepto nuevo que supone incluir nuevo arbolado, zonas de descanso con sombra y con un pavimento y materiales diferentes», ha apuntado.

Durante los próximos meses se invertirán 241.000 euros procedentes del remanente para pavimentar de nuevo los 1.220 metros cuadrados de calle situados entre la avenida Alexandre Rosselló y la calle Gilabert de Centelles.

Las actuaciones que se ejecutarán en los 100 metros lineales de la calle Costa i Llobera para transformar este espacio incluyen seis nuevas farolas, 10 nuevos bancos de hormigón con forma cicular, siete árboles (Pyrus calleryana), suelo drenante para árboles y el soterramiento de cableado, entre otras.