Dos personas tapian la puerta de una de las casas okupadas de Pere Garau. | Jaume Morey

16

Varios okupas del barrio de Pere Garau procedieron este miércoles a tapiar la casa okupada del número 10 de la calle Joan Mestre, a fin de evitar los conflictos que causan los moradores de este inmueble, que les puedan perjudicar ya que ellos llevan tiempo en el barrio, en otra casa okupada, sin ocasionar ningún problema.

La iniciativa partió de estas personas, que son musulmanes, apoyadas por residentes del barrio pese a no contar con permiso para el tapiado. La Policía Local les advirtió de que el cerramiento era ilegal.

Al parecer, el inmueble del número 10 fue cerrado hace un tiempo tras un incendio, pero se dejó una puerta abierta, la que ayer se tapió, por la que se accede a un patio, ahora lleno de basura, y a las viviendas.