Imagen de las obras que realiza Emaya.

2

Emaya ha informado de que ha empezado la segunda fase de las obras del colector interceptor para recoger aguas pluviales y residuales, que se lleva a cabo para reducir los vertidos al mar, y que supone el desvío de dos carriles de las Avenidas de Palma y el corte de acceso a General Ricardo Ortega.

La empresa pública ha recordado en una nota que ese colector de recogida de aguas residuales y pluviales, junto con el tanque de tormenta, permitirá reducir los vertidos al mar y los cierres de playas y «estarán listos para la próxima temporada».

Las obras de la segunda fase han empezado esta semana, con trabajos en la Avenida de Gabriel Alomar, a la altura de la intersección con la calle del General Ricardo Ortega, para ejecutar la arqueta de conexión del colector que unirá la galería de aguas mixtas de esta zona con la conducción hasta la depuradora.

Se trabaja a unos 10 metros de profundidad y tanto los trabajos como el acceso de material y maquinaria requieren usar una parte de la calzada, razón por la que se han desviado dos carriles ascendentes de las avenidas en ese punto y ocuparán parte de los carriles del sentido contrario.

No se podrá acceder a General Ricardo Ortega y se cambia la circulación de la calle de Manuel Guasp entre Foners y Ricardo Ortega. Los trabajos se prolongarán hasta diciembre.

El Ajuntament de Palma anunció el pasado 28 de septiembre en una nota la reapertura al tráfico en la calle General Ricardo Ortega después de 8 meses cortada por obras de remodelación.

Emaya ha advertido de que en la tercera y última fase de las obras se volverá a trabajar en este punto de las avenidas, previsiblemente en abril, justo antes de la finalización completa de la obra.

El tanque de tormenta, situado junto a la depuradora EDAR 2, también se encuentra en una fase avanzada de construcción.

Simultáneamente, la tuneladora está trabajando en la excavación del tramo del colector de 763 metros entre el camino Hondo y la vía de Cintura. Se prevé que esta excavación se prolongue hasta diciembre y la maquinaria se extraerá para realizar el último tramo, entre el pozo de la calle del Hort de les Ànimes y la estación de bombeo (476 m).

Ya se ha excavado aproximadamente el 70 % de los 3 kilómetros que separan las Avenidas de la depuradora situada en el Coll den Rebassa, que se han dividido en 5 tramos de obras, que se prevé que terminen en la primavera de 2022.

La empresa municipal calcula que el conjunto de las obras permitirán reducir en un 90% los cierres de las playas de Can Pere Antoni y Ciutat Jardí.