La casa okupada de la calle Manacor ya está tapiada del todo. | M. À. Cañellas

40

Los vecinos de Pere Garau han convocado una manifestación para el próximo día 9, a las 18.00 horas en la plaza de Cort, a fin de denunciar «la inseguridad, el miedo y la suciedad» que aseguran padecer y criticar «la intolerable desidia del alcalde de Palma, José Hila, que se ha olvidado de esta barriada».

La llamada ‘casa del terror’, en el número 63 de la calle Manacor, amaneció este miércoles completamente tapiada después de haber estado okupada durante meses por personas que han amargado la vida a los vecinos de las viviendas colindantes al crear muchos problemas de ruidos, inseguridad y suciedad.

Pero ahora, alertan los convocantes de la protesta, «estas personas que han dejado ese inmueble se están realojando en otras casas cerradas o abandonadas situadas a pocas calles». En concreto, los okupas se han trasladado a la calle Joan Mestre, junto a la mezquita; al número 73 de la calle Lluís Martí y a un inmueble de la calle Joan Bauzà, muy cerca de la plaza de las columnas.

Noticias relacionadas

El resultado es que «la ‘casa del terror’ no ha acabado, tan solo se ha trasladado», lamenta Kike uno de los organizadores de la concentración. Asegura que «la inseguridad vecinal que vivimos es máxima, con robos a todas horas por parte de esta gente, tenemos abuelos que son atracados cada día».

Los vecinos también censuran la prostitución de menores tuteladas que están en estas casas okupadas y los problemas de drogas. Algunos de los okupas, dicen, «son delincuentes».

Demandas

Las demandas de los residentes en este barrio obrero pasan, por tanto, en primer lugar por la seguridad, pero también reclaman más limpieza –«queremos calles limpias, porque dan asco»– y que la plaza de las columnas se recupere para los vecinos, «porque está tomada por gente que acude solo a beber».

Los convocantes dicen no tener relación con las asociaciones de vecinos del barrio, ni con ningún partido político.