Imagen del inicio de las obras. | Mónica González

9

El área de Infraestructures i Accesibilitat de Cort invertirá 355.000 euros en la creación de un anillo verde en la plaza Guillem Moragues, en Pere Garau, donde confluyen hasta ocho calles.

La regidora del área, Angélica Pastor, explicó este lunes que se trata de una intervención en una superficie de 1.500 metros cuadrados con renovación de pavimento y aportación de nuevos elementos al barrio.

Así, se levantarán los pasos de peatones para mejorar la accesibilidad de la plaza y se colocará un nuevo pavimento con baldosas más resistentes y de una tonalidad diferente a la de la acera. Igualmente, afirmó la edil, «se ampliarán las aceras en cada uno de los cruces, sumando un total de 700 metros cuadrados para los viandantes, con la inclusión de doce nuevos bancos de madera reciclada y papeleras, más arbolado y elementos de juego como mesas de ajedrez y de parchís porque hemos visto que hay mucha demanda de este tipo de juegos».

«Se van a sembrar también más de 1.500 plantas arbustivas, con una altura máxima de 1,5 metros, y se incorporarán todos los árboles (baladres y plataners) que sean posibles por el tema de accesibilidad».

En una de las esquinas se colocará además una fuente ornamental de agua potable en recuerdo de la mancheta que existía en el centro de la plaza hace muchos años y que le daba el nombre popular a la misma.

De esta forma, indicó Pastor, «se transformará este cruce de calles gris y sin ajardinar en un espacio de estancia para los vecinos, accesible y amable».

Las obras, que se enmarcan en el plan renove de Pere Garau, comenzaron este lunes y está previsto que duren cerca de cuatro meses, «tiempo en que se irá esquina por esquina para minimizar las molestias a los vecinos en esta zona donde, además, la intensidad de tráfico es alta».

Pastor aseguró que «no será la última intervención de la legislatura en el barrio de Pere Garau, pues también está prevista la recuperación de arbolado en la calle Francesc Pi i Margall, que hace muchos años que se eliminó, así como la plantación también de nuevos árboles en la calle Adrián Ferrà».