Francesc Dalmau, a su llegada este lunes al juzgado, donde fue increpado por un ciudadano. | Pilar Pellicer

1

El presidente de la EMT, Francesc Dalmau, y el gerente de la empresa municipal, Mateo Marcús, declararon este lunes como investigados en el Juzgado número 1 de Vía Alemania    por la querella presentada por los sindicatos USO y SATI por presunta malversación de dinero público.

Tras la declaración, el gerente de la empresa declaró que «desde la EMT, como no puede ser de otra manera, se ha colaborado con la Justicia y las declaraciones se han realizado con la máxima tranquilidad, ya que la dirección de la empresa municipal considera que todas las actuaciones se han llevado a cabo de forma correcta».

En este sentido, añadió Marcús, «desde la EMT consideramos que el hecho de que los sindicatos interpusieran esta denuncia el pasado 4 de diciembre, en un momento en que se salía de un conflicto laboral, y que, además, se realizara por la vía penal en lugar de por la vía laboral que hubiera sido la vía más lógica, evidencia que hay intereses políticos detrás de esta causa».

En definitiva, el gerente aseguró que la denuncia «no tiene ningún tipo de recorrido».

Los sindicatos acusaron a Dalmau y a Marcús del «abono de un dinero no contemplado en el convenio colectivo a una serie de trabajadores allegados a la dirección    y de la realización de contratos fijos a trabajadores    que no habían entrado en la empresa por concurso-oposición».