La carretera es peligrosa, no tiene aceras, es de doble sentido y los coches la cruzan a gran velocidad. | Redacción Local

16

«Queremos llegar a un consenso con el Ajuntament de Palma que dé solución a un problema que se arrastra desde hace cuarenta años, pero van pasando los meses y muchos vecinos quieren movilizarse e, incluso, cortar la carretera de Esporles para que Cort nos escuche». El presidente de la Associació de Veïns d’Establiments, Llorenç Bauzà, reconoce que «entre    los residentes de este barrio hay temor y hartazgo porque de parte de Cort nos llega un silencio total pero, en cambio, otras fuentes nos cuentan que hay voluntad de ejecutar el proyecto que se presentó para la ampliación de la carretera que implica expropiaciones que afectan a cerca de un centenar de viviendas».

La regidora d’Infraestructures, Angélica Pastor, asegura que «si no contamos con el consenso de los vecinos, no se va a hacer nada, el proyecto volverá al cajón». Pero eso tampoco es lo que reclaman los residentes. «El problema de la carretera de Esporles se arrastra desde hace cuarenta años y no queremos que se nos cierre la puerta y pase otra legislatura sin encontrar una solución, queremos que el equipo de Gobierno se siente con nosotros, escuche las propuestas alternativas que hemos preparado y entre todos busquemos un consenso para un proyecto que afecte lo menos posible a las viviendas», aclara Bauzà.

La asociación de vecinos, resalta el presidente de la entidad, «representa el sentir mayoritario de los residentes de la zona, pero como no aceptamos el proyecto presentado ya no sabemos si para el Ajuntament somos los interlocutores válidos o lo son algunos amigos del equipo de Gobierno que viven aquí». Lamenta que «para según qué cosas Cort sí cuenta con las asociaciones vecinales, pero para esto parecer ser que no, y por eso existe temor y también un hartazgo, parece que nos están tomando el pelo».

Los vecinos insisten en que la solución podría ser la semaforización de la vía, con hasta tres semáforos para el tramo de la carretera que atraviesa Establiments. «No queremos expropiaciones de ningún tipo y para eso hemos estudiado alternativas, que igual son un poco más costosas, pero el beneficio será mayoritario», concluye Bauzà.