Cort anima a denunciar los casos de maltrato. | Jaume Morey

2

Desde 2017 hasta el año pasado, se ha notado un incremento del 86,3 por ciento de personas acogidas en el Servicio de Acogida Municipal a Víctimas de Violencia de Género. El Ajuntament intenta dar respuesta a este drama social con una cifra histórica de inversión en los servicios de atención a las víctimas de violencias machistas. Así, los nuevos pliegos del Servei d’Acolliment Municipal y del Servei d’Atenció Municipal destinarán dos millones de euros cada año, que permitirán mejorar e incrementar el servicio para atender a todas las violencias machistas.

El alcalde de Palma, José Hila, apeló a que «poner una denuncia no suponga un estigma ni quedarse solas». Y señaló que se incrementa un 92 por ciento el presupuesto anual del Servicio de Acogida, con 1,12 millones para este servicio social, residencial y temporal para las mujeres, sus hijos y las personas de las que dependen y que están en situación de violencia machista. Esta alza supondrá «más plazas a disposición de estas mujeres», dijo.

Más plazas

Por otro lado, el nuevo contrato del Servei d’Atenció Municipial a Víctimas de Violència Masclista (SAIVM), contará a partir de ahora con un presupuesto de 902.301 euros, lo que supone un incremento del 121 por ciento. «Son cifras que nunca se habían visto», añadió Hila, que puso de relieve que «durante la pandemia se ha notado un incremento de la violencia de género».

La regidora de Justícia Social, Feminisme i LGTBI, Sonia Vivas, señaló que «de enero de 2020 a enero de este año se han duplicado las plazas ocupadas diariamente», pasando de un máximo de 30 personas a las 70 de estos días. De ahí que el SAIVM pase de 49 a 74 plazas, a los que se suma «más personas y más oras de trabajo», para mejora la atención de las víctimas de violencia machista y los menores.

Según Toni Colom, técnico de la concejalía, en 2019 a nivel nacional se registraban 54 denuncias por violencia machista por cada 10.000 mujeres, que contrasta con las 90,5 detectadas a nivel balear y las 102 de Palma.

El alto nivel de denuncias en la ciudad «podría deberse a que aquí se puede asumir un proceso de emancipación». Las víctimas tendrían más posibilidades de encontrar un empleo que les facilita abandonar a su agresor, a lo que se suma «los centros de acogida, que hemos duplicado en el último año». Los profesionales que atienden a las víctimas son psicólogos, trabajadores y educadores sociales, entre otros, y como novedad, un jurista.

Letradas contra la violencia económica

La abogada Carina Barroso, de laAsociación BrillaIllesBalears, advirtió de la necesidad de luchar «contra la violencia económica. Muchas mujeres tienen miedo a quedarse en la calle con sus hijos y por eso no denuncian». La letrada agradeció «el enorme incremento de presupuesto». La alimentación, la vestimenta y la vivienda, «son usados por el maltratador, que utiliza la violencia psicológica. Sus impagos provocan el desahucio de las víctimas».