Protesta de comerciantes en Palma. | Jaume Morey

13

Los distribuidores reclaman al alcalde de Palma, José Hila, que «coja las riendas» de la crisis rectivada este jueves después de que el concejal de Mobilitat, Francesc Dalmau, negara que los camiones puedan entrar en la plaza del Mercat para descargar sus mercancías, como habían empezado a hacer, de nuevo, hace unos días.

El presidente de la Asociación de Distribuidores de Alimentos, Bebidas y productos de Limpieza (Aded), Bartolomé Servera, manifestó este viernes su «asombro» ante las declaraciones realizadas el jueves por Dalmau, en las que afirmó que los distribuidores no tienen permiso para acceder a la plaza del Mercat para sus cargas y desrcagas, sino que el único acuerdo alcanzado se refiere a la intensificación de la vigilancia de los carga y descarga y la señalización de la parada de taxis de la calle Unió también para este fin. Dalmau, aseguró, «será el único responsable de lo que ocurra a partir de ahora».

«Somos todos adultos para entender lo que está ocurriendo en la zona y a los hechos nos remitimos. El conflicto, que parece que el regidor Dalmau no quiere atajar, se inició hace un año y medio y se ha intensificado en las últimas semanas», recordó Servera.

La semana pasada, dijo, «concretamente el miércoles y jueves vivimos una situación dantesca con más de seis policías postrados en la plaza des Mercat denunciando a nuestros camiones que entraban para poder distribuir a bares y restaurantes. Entraban a trabajar, al fin y al cabo».

Añadió que el jueves, durante el pleno municipal, «me reuní con Dalmau para arreglar el problema y salí de esa reunión con relativa satisfacción, de hecho en pocas horas ya estaba instalada la señalización del carga y descarga en la zona reservada a los taxis y nuestros camiones podían circular libremente por la plaza de Mercat sin peligro de ser multados».

La solución «nos pareció la correcta y decidimos desconvocar nuestra pretensión de dejar de suministrar a la zona desde el día 6», puntualizó Servera. Entonces, preguntó «¿qué ha pasado ahora para que Dalmau cambie de opinión sobre la plaza? ¿afirma el concejal que no estamos autorizados a pasar por la calle para desarrollar nuestra actividad profesional? ¿acepta Dalmau que nuestros trabajadores pongan en peligro su salud laboral por tener que desplazarse cientos de metros con sobrepeso de carga y un calor sofocante? ¿responderá él ante las bajas que se puedan ocasionar? ¿será Dalmau el que vaya bar por bar, restaurante por restaurante y demás establecimientos a decir que es el responsable único de que desde Aded dejemos de suministrar?».

Desde la asociación se preguntan también si «¿de verdad quiere Dalmau que retomemos la paralización de nuestro servicio en esta zona?.

Ante esta situación, ADED reclama, »por responsabilidad política, social e institucional«, al alcalde de Palma y a sus socios de Gobierno »que cojan las riendas de esta crisis que terminará perjudicando a todos y que pongan un poco de cordura«.

«Reiteramos que no pedimos grandes actuaciones, simplemente que se nos deje circular a unas horas determinadas y acordadas por el Ajuntament por el Acire de la plaza del Mercat. La solución es rápida si hay voluntad pero parece que el concejal tiene ganas de enquistar lo que no funciona», concluyó Servera.

Pero Hila apoyó a su regidor al declarar que con la habilitación de la parada de taxis de la calle Unió como zona de carga y descarga »tienen espacio suficiente y estoy seguro de que se llegará a un acuerdo«. El primer edil insistió que los cambios en movilidad al principio siempre encuentran oposición, «pero luego todo el mundo está contento».

También anunció que cuando entre en vigor la medida, incluida en el plan 'Palma camina', por la que de Avenidas hacia dentro solo podrán aparcar los residentes «se les ha ofrecido habilitar más zonas de carga y descarga, por lo que al final saldrán beneficiados».